Resultados de la encuesta CASEN Chile

Septiembre 7, 2007

Al menos un millón de trabajadores chilenos ganan menos o igual que el salario mínimo, $ 144.000 pesos chilenos, USD 275 según la encuesta CASEN.

Una serie de desafíos reveló la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional correspondiente al año 2006 en su informe de Trabajo e Ingresos, cuyos resultados fueron dados a conocer esta mañana por el MIDEPLAN.

Chile, con 16 millones de habitantes, es reconocido internacionalmente por la peor distribución de los ingresos.

Entre los principales, se destaca la necesidad de mejorar el acceso al trabajo de las mujeres, sus niveles de cotización en el sistema previsional y la brecha de ingresos que mantienen respecto a los hombres. Además, la Encuesta reveló que los jóvenes tienen una tasa de desocupación que triplica la nacional, que un menor número de ellos accede a contratos de trabajo y que cotizan menos que el resto de la población en el sistema previsional.

Tasa de Participación Laboral:

La ministra comentó el aumento de la Tasa de Participación Laboral, que entre 1990 y 2006, subio del 52% a 57,3%.

La Encuesta reveló que las mujeres aumentaron en 11 puntos porcentuales su participación laboral (desde 32,5% en 1990 a 43,2% en 2006), mientras que en los hombres la cifra cayó un punto (desde 73,6% en 1990 a 72,6% en 2006).

Tasas de Ocupación y Desocupación:

CASEN revela una tendencia sostenida de aumento en la ocupación desde 2003. “Sin embargo, es importante destacar que los hogares del 10% de mayores ingresos de la población más que duplican las tasas de ocupación respecto de los hogares del 10% de menores ingresos”, apuntó la ministra Hardy.

Por lo tanto, destacó la disminución en los niveles de desocupación del país, donde “es destacable el mayor descenso en los deciles de menores ingresos de la población”. En este segmento, la caída del índice es de 8,1 puntos porcentuales entre 2003 y 2006.

  • De todas formas, la ministra advirtió que siguen siendo los jóvenes los que tienen “las mayores tasas de desocupación, triplicando las tasas nacionales”. Mientras la tasa de desocupación nacional es de 7,3%, en los jóvenes entre 15 y 19 años la cifra alcanza el 24,5%, y entre los de 20 a 24 años la cifra es de 15,1%.

Condición Laboral:

La ministra Hardy destacó que más de dos terceras partes de los trabajadores asalariados cuentan con contrato de trabajo, aunque esta situación se distribuye desigualmente entre mujeres y hombres (72,6% de mujeres y 79,6% de hombres), los jóvenes y los deciles de menores ingresos, ya que hay 4 veces más trabajadores sin contrato en el 10% de los hogares de menores ingresos que en el 10% de los hogares de mayores ingresos.

Además, la encuesta Casen evidenció el aumento del número de trabajadores asalariados que cotiza en el sistema previsional, “y al igual que ocurre con los contratos de trabajo, son las mujeres, los jóvenes y los segmentos de menores ingresos los que tienen una menor participación en el sistema previsional”.

Ingresos:

La Casen reveló que el 13,7% de los asalariados (trabajadores dependientes) gana menos que el sueldo mínimo y un 2,2% gana aproximadamente un salario mínimo. En los no asalariados (trabajadores por cuenta propia), esta proporción llega al 18,5% y 0,8%, respectivamente.

Cabe destacar que en el caso de los ocupados asalariados, esta cifra corresponde a un grupo de personas laboralmente heterogénea, ya que muchos de ellos están ocupados a jornadas parciales, o son jóvenes y adultos mayores sujetos a salarios mínimos menores al general (por ejemplo, los contratos de aprendizaje, salario para menores de 18 años y salario para mayores de 65 años).

Asimismo, aunque la Casen revela un aumento en los ingresos del trabajo de todos los ocupados, la ministra explicó nuevamente que son los sectores de menores ingresos, las mujeres y los jóvenes los que tienen menores ingresos. “Esto afecta especialmente a las mujeres, que en promedio ganan hasta un 30% menos que los varones asalariados. Y lo más alarmante es que a mayor escolaridad, la brecha de ingresos entre los trabajadores hombres y mujeres crece. Mientras en los sectores que no completan la educación básica la brecha es en torno al 20%, en el caso de las mujeres con educación superior completa, la brecha supera el 36%”, apuntó la ministra.

La secretaria de Estado agregó que “no cabe duda que crecen las remuneraciones con los mayores años de escolaridad. Sin embargo, donde realmente se produce un importante salto en el ingreso de los trabajadores es a partir de los 16 años de estudio”.

Por eso, apuntó que “así como en el pasado la Educación Media era la que permitía mejorar los ingresos de los trabajadores, en la actualidad es la educación post secundaria la que permite dar el salto en los ingresos de los trabajadores”.

La ministra Hardy comentó también que la Casen revela que en los hogares de menores ingresos, “menos del 10% de esos hogares tienen a ambos cónyuges trabajando. En cambio, en los hogares de mayores ingresos, en más del 66% trabajan ambos cónyuges, y eso claramente explica la diferencial situación de ingresos de los hogares en el país”.

  • Hace una semana la Central Unitaria de Trabajadores, la mayor central sindical, convocó a una jornada de “movilización” para repudiar las desigualdades sociales y la vigencia del modelo de neoliberal. La presidenta Michelle Bachelet y su ministro de Hacienda, Andrés Velasco, defendieron el carácter social del gobierno.
  • Chile acumula unos 17.000 millones de dólares de sus arcas fiscales producto de los mayores ingresos del cobre, su principal exportación, que ha triplicado su valor en los últimos tres años. Esta semana el autónomo Banco Central aumentó a 6,25% las estimaciones de crecimiento para este año, que concluirá con una inflación cercana al 5,5%.

Transantiago Chile · Publicación: Ministerio de Planificación